23.1.07

Cígala

El alba no existe en el campo. Menos como palabra.

Es amanecer y si uno llega tarde, ya es de día.
fotos: roberto aguirre molina
el don del azar me despertó mojado a la luz del amanecer. El contenido de cada gota estaba en mí ¿cómo retener las historias que cada una ofrecía? Cada gesto tuyo, cada rostro: Veía mas; tuve que elegir una mientras me sentaba y terminaba de despertarme.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mi caballo de oro me llevó hasta este lugar, y me encontré, oh sorpresa, conque aparezco en la primer foto, casi a contraluz. Si se fijan bien, verán mis ojos atrás de la rama (en el medio, a la derecha). bien, solo quería decirles que los estaba mirando a ustedes

diario de una poeta mala desde Irlanda dijo...

lo logre llegue a vos
ahora si me deja mirar blogs
besos